SAT embarga a Colegio La Salle ¿Injusticia o negligencia?

SAT embarga a Colegio La Salle     ¿Injusticia o negligencia?

El 28 de Julio de 2015, el Colegio La Salle del Estado de México fue “sorprendido” con la visita de personal del SAT, quienes fueron a practicar un embargo correspondiente a un adeudo de IVA que tiene la institución. El embargo duró 10 horas, concluyó a las 2:00 am del día siguiente y el SAT se llevó mobiliario, pizarrones, computadoras y archivos.

A continuación analizaremos lo que dice la nota periodística y haremos nuestros comentarios para ver si el embargo fue injusticia del SAT o negligencia de los asesores del Colegio.

 Nota periodística: “El SAT notificó hace tiempo a colegios La Salle del requerimiento para el pago de IVA por todos los certificados y títulos expedidos durante los últimos cinco años, procedimiento ‘que atendimos y empezamos un trabajo fiscal para demandar su nulidad, porque este colegio no vende y mucho menos cobra el IVA por la emisión de cada certificado’.

El SAT practicó una revisión fiscal al Colegio hace tiempo, el Colegio debió demostrar durante la revisión que su situación en materia de IVA era correcta, apegada a derecho y debió ofrecer las pruebas correspondientes. Fue un error esperar a que el SAT concluyera la revisión, determinara un crédito fiscal y hasta ese momento promover una demanda de nulidad. Sobretodo si el director general de Operadora Colegios La Salle está convencido de que “La Ley fiscal no establece que la expedición de certificados o títulos académicos generen IVA”. Precisamente eso debió alegarse y demostrarse durante la revisión fiscal.

Nota periodística: “Sin aviso llegaron el martes 28 de julio, cuando había 120 niños de tres a cuatro años de edad, en el curso de verano, quienes vivieron con sobresalto, angustia y llanto el embargo, especialmente un grupo de pequeños, que fueron desalojados de un salón por el personal del SAT, esto es lo que más nos molesta. No respetaron el acto educativo, no somos delincuentes”.

El martes 28 de Julio, el personal del SAT no llegó de sorpresa. La revisión fue hace tiempo, la determinación del crédito fiscal fue hace tiempo, el Colegio ya sabía que tenía un adeudo de IVA que no pagó y no garantizó, el Colegio o sus asesores (contadores y abogados) debían saber que en cualquier momento podría llegar el SAT a requerir el pago del adeudo de IVA de $15 mdp y que si no se pagaba procederían al embargo de bienes.

El artículo 151 del Código Fiscal de la Federación dispone que “Las autoridades fiscales, para hacer efectivo un crédito fiscal exigible y el importe de sus accesorios legales, requerirán de pago al deudor y, en caso de que éste no pruebe en el acto haberlo efectuado, procederán de inmediato como sigue: I. A embargar bienes suficientes…”.

Si los 120 niños de tres a cuatro años de edad que estaban en curso de verano vivieron con sobresalto, angustia y llanto el embargo, no es culpa del SAT, más bien la responsabilidad es de los asesores fiscales del Colegio que no previeron y evitaron esa situación.

Nota periodística: “El colegio está respondiendo por medios legales a los requerimientos del SAT. Si existe una diferencia,  llegaremos a un acuerdo y en su caso se pagará lo que se tenga que pagar, aunque sea improcedente”.

Cuando dicen que el colegio está respondiendo por medios legales a los requerimientos del SAT, seguramente se refieren nada más a la demanda de nulidad que se presentó contra el crédito fiscal, porque si se hubiera garantizado correctamente el crédito fiscal de conformidad con el artículo 141 del CFF se habría evitado el embargo.

La decisión de pagar lo que se tenga que pagar aunque sea improcedente, debió haberse tomado desde antes. Esperar hasta el embargo para decidir pagar tiene los siguientes efectos negativos:

  • Se afecta el patrimonio del contribuyente, ya que el adeudo fiscal es mayor por la actualización y los recargos que se han generado
  • Se afecta la operación del contribuyente, ya que en este caso el Colegio perdió mobiliario, computadoras y archivos
  • En el caso específico además se afectó el desarrollo emocional de los niños de tres y cuatro años ya que vivieron momentos de sobresalto, angustia y llanto que dejarán una huella en sus vidas.

Nota periodística: “Este embargo es improcedente, por ello impugnamos el acto, porque es arbitrario y fue un abuso de autoridad, porque si es obligatorio, primero tendremos que comunicarlo a los padres de familia y decirles, a partir de hoy estos trámites causan el Impuesto al Valor Agregado, yo lo retengo para reintegrarlo al SAT”.

Lo que está impugnado es la determinación del crédito fiscal. Es difícil imaginar que al día siguiente ya esté impugnado el embargo.

De igual manera, la decisión de comunicar a los padres de familia que la expedición de títulos y certificados causa IVA, debió tomarse al concluir la revisión. Si ya vieron que el criterio del SAT es que dicha actividad causa IVA, no tenían qué esperar hasta que llegaran más de 40 personas del SAT a embargar al Colegio. Por otra parte, el embargo en sí no constituye un abuso de autoridad, ya mencionamos el artículo 151 del CFF. Probablemente dentro de la diligencia de embargo se cometió abuso de autoridad, el cual tendrá que denunciarse ante la PGR, pero el embargo como tal no constituye dicho delito.

 

Indudablemente el Colegio La Salle está atravesando esta difícil situación gracias a la actuación negligente y deficiente de sus asesores fiscales, abogados y contadores.

El CFF establece claramente que:

  • Durante las revisiones fiscales los contribuyentes deben demostrar que su situación fiscal es correcta.
  • Los créditos fiscales se deben pagar o garantizar en el plazo de 30 días siguientes a su notificación.
  • Las autoridades fiscales requerirán de pago al deudor y si éste no prueba haberlo efectuado, se procederá al embargo.

Por ello, una revisión fiscal debe manejarse con la asesoría de un abogado fiscalista que conozca toda la reglamentación del CFF, no nada más el Capítulo del Recurso Administrativo, pues es el abogado quien debe evitar que al contribuyente vea afectado su patrimonio, la operación de su negocio y hasta su libertad como consecuencia de la revisión fiscal.

Cuando un contribuyente sufre molestias como las del Colegio La Salle, se debe a una de las siguientes razones, o no tuvo asesores fiscales durante la revisión o sus asesores fiscales son deficientes. No hay de otra. Claro, justifican su mala práctica diciendo que el SAT es arbitrario, prepotente, abusivo, etc., cuando lo cierto es que el CFF prevé claramente las reglas del juego y las consecuencias por no cumplirlas.

Sería conveniente que dieran a conocer el nombre del asesor fiscal del Colegio La Salle para que la gente no lo contrate, pues ha quedado evidente la mala calidad de sus servicios. Si yo fuera papá de uno de los niños que vivieron momentos de sobresalto, angustia y llanto, mis quejas serían contra el asesor fiscal del Colegio, pues esa situación es atribuible a él.

Cuando un contribuyente contrata a un asesor fiscal (abogado y contador), deposita en él el cuidado de su patrimonio, de la operación de su negocio y de su libertad. El asesor fiscal debe desempeñar su trabajo con profesionalismo para cumplir esos objetivos. El contribuyente debe exigir buenos resultados a sus asesores fiscales, y los asesores fiscales deben prepararse (estudiar el CFF) para entregar buenos resultados a sus clientes.

En DEFENSA FISCAL prestamos el servicio profesional de atención de revisiones fiscales para proteger el patrimonio, la operación del negocio y la libertad del contribuyente.

 

Ver: SAT embarga colegio La Salle en Edomex

Ver: Conferencia “Cómo atender una revisión fiscal”

 

 

Related Post

1 Comment

    • luia gilberto hernandez torres
      03/08/2015, 6:09 pm

      COMO LE HABIA COMENTADO A COLEGAS, EL COSTO DEL DERECHO DEL REGISTRO POR EJEMPLO DE UN TITULO PROFESIONAL ES DE 1200 ANTE LA SEP, LO QUE LAS ESCUELAS PARTICULARES COBRAN ES POR LA PAPELERIA Y EL TRAMITE DEL REGISTRO DEL TITULO Y DE LOS CERTIFICADOS ANTE LA SEP Y PROFESIONES, COMO NO CAE DENTRO DE LO QUE SE CONSIDERA ENSEÑANZA, SINO SERVICIO, EN MI OPINION POR LA DIFERENCIA DEL DERECHO DE LOS TITULOS Y LO QUE COBRA LA INSTITUCION SI ES UN SERVICIO Y SI DEBE COBRAR EL IVA LA INSTITUCION, ESE DEBIO SER EL ORIGEN DE LAS DIFERENCIAS Y SI DEBIO PREVEERSE CON UNA GARANTIA Y MAS PORQUE YA EN LA INSTANCIA DE EMBARGO ATRAS HUBO REQUERIMIENTOS Y AVISOS, RESPUESTAS, HUBO UNA MALA ASESORIA FISCAL Y LEGAL

      Leave a reply

Leave us a reply