Invitaciones del SAT

Septiembre 14, 2018

En los años recientes el SAT ha intensificado el envío de INVITACIONES a los contribuyentes, con resultados favorables para el SAT y perjudiciales para los contribuyentes. En este Blog compartiremos qué hacer para no verte afectado ante una Invitación del SAT.

Tipos de Invitación

Por depósitos en efectivo

Estas fueron las primeras cartas invitación enviadas por el SAT. Con motivo de la información que obtuvo gracias al Impuesto a los Depósitos en Efectivo, en 2011 el SAT envió cartas invitación a quienes en 2009 recibieron depósitos en efectivo en sus cuentas bancarias y i) no estaban inscritos en el RFC, ii) no presentaban declaraciones, iii) presentaban declaraciones en ceros, o iv) no declararon esos depósitos en efectivo.

Aun cuando la Ley del IDE fue abrogada a partir de 2014, el SAT continúa enviando estas cartas a quienes reciben depósitos en efectivo, pues obtiene la información con fundamento en el artículo 55, fracción IV de la Ley del Impuesto Sobre la Renta.

Por inconsistencias en las declaraciones

Aproximadamente en 2012 el SAT comenzó a enviar invitaciones en las que indicaba que tenía detectadas inconsistencias en las declaraciones presentadas por el contribuyente, y lo citaba para que acudiera a las oficinas del SAT en cierta fecha y hora para aclarar la situación. En la parte final de estas invitaciones decía que si el contribuyente no acudía a la cita, se le iniciarían facultades de comprobación, es decir, se le enviaría una revisión.

Por disminución de ingresos e impuestos

Posteriormente, el SAT comenzó a enviar invitaciones en las que indicaba que tenía detectado que el contribuyente estaba declarando ingresos menores y por consiguiente pagando menos impuestos. En la parte final de estas invitaciones, también decía que si el contribuyente no acudía a la cita, se le iniciarían facultades de comprobación, es decir, se le enviaría una revisión.

Por comprobantes que amparan operaciones inexistentes

En 2017 el SAT comenzó a enviar invitaciones a contribuyentes que han utilizado comprobantes que amparan operaciones inexistentes, a quienes tiene perfectamente detectados y además sabe los detalles de cada operación simulada (fechas, conceptos e importes de cada comprobante), gracias al procedimiento previsto en el artículo 69-B del Código Fiscal de la Federación.

Procedimiento (Fuente: http://defensa-fiscal.com.mx)

I. Respecto de las cartas invitación por depósitos en efectivo, el SAT envía alrededor de 600,000 cartas anualmente, en las que indica el monto de los depósitos en efectivo recibidos por mes en cada cuenta bancaria del contribuyente, realiza el cálculo del ISR que corresponde y lo invita a que realice el pago, dándole la opción de pagarlo en una exhibición o en seis parcialidades, y proporcionándole las respectivas líneas de captura.

Si el contribuyente realiza el pago, se entiende que presentó su declaración manifestando ingresos por el monto de los depósitos en efectivo señalados en la carta invitación.

Si el contribuyente no realiza el pago de la invitación, no existe sanción.

II. En relación con las otras invitaciones que hemos mencionado, el SAT utiliza avanzadas tácticas de intimidación y persuasión.

Cuando un contribuyente acude el día y a la hora señalados en la invitación del SAT, lo pasan a una sala en la que están varios Administradores o Subadministradores del SAT, en ocasiones son hasta 6 personas del SAT, y le muestran al contribuyente en un equipo de cómputo toda la información que tienen de él o de su empresa.

a) Si la invitación fue por inconsistencias en sus declaraciones o disminución de ingresos e impuestos, le muestran sus depósitos bancarios, su facturación emitida, y sus declaraciones presentadas.

b) Si la invitación fue por operaciones inexistentes, le muestran la relación de comprobantes que le emitieron, la suma del valor de los comprobantes por cada proveedor, los conceptos facturados, y la publicación de sus proveedores en la lista de EFOS definitivas.

En ambos casos, el equipo de Administradores del SAT juegan el papel de ‘policía malo – policía bueno’, unos diciéndole al contribuyente que saben todo de él, que le pueden enviar una revisión, que le pueden cobrar tal cantidad, que pueden meterlo a la cárcel, etc; y los otros le dicen al contribuyente que hay una mejor opción para él, en la que no le enviarían una revisión fiscal, no tendría que pagar multas, no lo meterían a la cárcel, etc., beneficios que obtendría si autocorrige su situación fiscal, presentando correctamente las declaraciones y pagando los impuestos que resulten.

El personal del SAT continúa su perorata ejerciendo cada vez más presión, hasta que el contribuyente elige una opción. En la mayoría de los casos, la opción elegida es la de la autocorrección, la cual el contribuyente considera que es la “más favorable”. Acto seguido, el personal del SAT le dice que cuenta con un plazo de 10 días hábiles para presentar las declaraciones y realizar el pago de los impuestos, y exhibir mediante escrito libre copia de las declaraciones y de los comprobantes de pago. Y para cerrar el trato, el personal del SAT le advierte que si no lo hace le mandarán una revisión con todas las graves consecuencias que esto significa.

El contribuyente sale de esta reunión atemorizado pero convencido de que lo más conveniente es cumplir con el trato hecho con las autoridades.

Forma correcta de atender las invitaciones (Publicación original de Alejandro Ponce)

A. En el caso de las cartas invitación por depósitos en efectivo, la carta es un signo de que la autoridad ya tiene en el radar a la persona física. Pagar la línea de captura no resuelve la situación del contribuyente, más bien se debe acudir con expertos fiscalistas para que regularicen la situación completa de la persona física en la forma más conveniente para la propia persona, no para el SAT.

B. En el caso de las otras invitaciones (por inconsistencias en las declaraciones o por operaciones inexistentes), al acudir a la cita el contribuyente se está poniendo la soga al cuello, pues sólo irá a que le muestren todos sus pecados y lo presionen para pagar en un breve plazo. Sobretodo en las invitaciones por operaciones inexistentes, no hay un solo contribuyente que haya salido de la reunión victorioso por haberle demostrado al SAT que los comprobantes sí amparaban operaciones reales, todos salen mortificados de que el SAT ya descubrió su “estrategia” fiscal.

Quienes reciban estas invitaciones deben aguantarse la curiosidad de ir al SAT, en lugar de eso acudir con un experto fiscalista para que haga un diagnóstico profesional de la situación del contribuyente y trabaje en solucionar el problema de tal manera que realmente beneficie al contribuyente, que le cuide su dinero, que le proteja su patrimonio y que no ponga en riesgo su libertad.

En Defensa Fiscal, Grupo Jurídico, atendemos y resolvemos el problema de quienes reciben invitaciones del SAT. Si deseas mayor información, nos puedes contactar a los teléfonos (55) 5543-5378 o (222) 243-2211.

Related Post

Leave us a reply