Esquemas de bancarización de dinero en efectivo

Octubre 21, 2016

Existen infinidad de casos de personas físicas (empresarios, profesionistas, comerciantes, servidores públicos) que poseen grandes cantidades de dinero en efectivo, que al pretender adquirir vehículos o inmuebles, se encuentran con las prohibiciones para el uso del dinero en efectivo establecidas en la Ley Federal para la Prevención e Identificación de Operaciones con Recursos de Procedencia Ilícita (LFPIORPI), que les impiden pagar la totalidad de esas adquisiciones con dinero en efectivo. Ante esta problemática, existen pseudo “asesores fiscales”, realmente unos criminales, que le ofrecen a la persona física complicada bancarizar su dinero en efectivo, es decir, depositarlo en instituciones financieras y, posteriormente, hacer una transferencia o expedir un cheque para pagar ellos directamente al vendedor el precio del vehículo o del inmueble. Para esto hacen uso de sociedades que supuestamente tienen autorización para recibir dinero en efectivo, sociedades que no están reguladas, etc., todo son palabras que no tienen sustento legal alguno.

Momentáneamente se resuelve el problema, pues la persona física logra eludir la restricción del dinero en efectivo, pero se crea un problema que generará graves consecuencias.

Resulta que el vehículo se factura a nombre de una persona física o el inmueble se escritura a nombre de una persona física, pero la autoridad fiscal detecta que el pago lo realiza un tercero mediante transferencia bancaria. A la autoridad fiscal le interesa el concepto real por el cual un tercero (la persona moral que “bancarizó” el dinero) está liquidando una operación en la que se beneficia una persona física con la que no tiene relación alguna. Si se maneja como un préstamo, se tiene que informar en la declaración anual. Si se maneja como un pago de préstamo, la persona física tiene que justificar que el dinero fue declarado fiscalmente de manera previa. Si se maneja un concepto más elaborado, con la pretensión de tener más elementos para dar una explicación, la situación se pone peor.

La autoridad fiscal ya está empezando a enviar oficios a las personas físicas que han adquirido inmuebles o vehículos para cuestionar el origen de los recursos utilizados en dicha adquisición.

Todo recurso o dinero que maneja una persona física tiene que tener una justificación legal, la cual debe constar en sus declaraciones fiscales y debe corresponder a la realidad, es decir, si se perciben ingresos gravados por una actividad profesional, empresarial, comercial, etc., deben declararse bajo ese concepto; si se perciben ingresos exentos por donativo, herencia, préstamo, etc., deben declararse bajo ese concepto. Pero no puede una persona física tener ingresos que no haya declarado fiscalmente porque para la autoridad fiscal ese dinero es ingreso omitido (defraudación fiscal) y son recursos de procedencia ilícita (lavad de dinero).

Precisamente, tanto las distribuidoras de vehículos como en las constructoras e inmobiliarias, cuando el precio de un vehículo o de un inmueble lo paga un tercero, se debe identificar al tercero que está realizando el pago, se debe obtener y conservar copia del comprobante de pago (cheque, transferencia, etc.) y, en algunos casos se debe presentar un aviso a la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) en 24 horas, todo ello porque el hecho de que un tercero pague el precio de los vehículos o inmuebles que compra una persona, constituye un indicio de que probablemente se están utilizando en esas operaciones recursos de procedencia ilícita, incurriendo en lavado de dinero tanto la persona física que lo adquiere como el tercero que directamente realiza el pago al vendedor, por lo que en su momento la UIF realizará las investigaciones y acciones legales que procedan, disponiendo para ello del plazo de diez años, que es el lapso en el que se extingue por prescripción la acción penal para perseguir y denunciar el delito de lavado de dinero.

Es importante que esta información la conozcan todas las personas físicas que tienen bienes y dinero, tengan o no actividad gravada o negocio, a fin de que no sean sorprendidas por esos ignorantes que deshonestamente se hacen pasar por supuestos “asesores fiscales”, en realidad unos bandidos que sólo están metiéndolas en problemas fiscales y penales, pues las están involucrando en esquemas de lavado de dinero que son perfectamente detectables por las autoridades, los cuales ya empiezan a ser investigados con mayor intensidad y en el corto y mediano plazo serán denunciados, procesados y sancionados con prisión y decomiso de los bienes.

Te recomendamos alejarte de esos supuestos “asesores fiscales” que sólo ponen en riesgo tu patrimonio y libertad.

Te invitamos a realizar tu Test Fiscal en el que obtendrás un auto diagnóstico de tu situación fiscal y de lo que tienes qué hacer para evitar problemas de defraudación fiscal o de lavado de dinero.

Related Post

Leave us a reply